Una de las reglas de inversión más difundida entre los inversores y atribuida a Warren Buffet, nos dice: 1era regla: Nunca pierdas dinero, regla 2da: Nunca olvides la regla número 1.

Si bien parecen reglas intuitivas y de gran utilidad, también es cierto que todo inversor debe saber que es necesario convivir tanto con ganancias como con pérdidas. Lo importante quizá, no sea buscar la forma de no perder sino limitarlas a un nivel que nos permita seguir con capital disponible para mantenernos en el ruedo.

Las 36 estrategias Chinas

Un poco opacado en los rankings de ventas por el no menos interesante El arte de la guerra, el libro Las 36 estrategias chinas analiza distintas formas de combate armado, estrategias militares, formas de avance y retroceso. Así como en El arte de la guerra en este libro se compara el campo de batalla, con los mercados, los negocios y la vida misma.

De las Treinta y seis Estrategias, la definitiva es la última y trata nada más y nada menos que arte de la retirada. En tanto comparación entre guerra y mercados, utilizaremos esta estrategia para ejemplificar y graficas la importancia de saber salir a tiempo de una operación perdedora.

“Retirarse cuando todo falla es la última estrategia definitiva. Sin embargo, retirarse no significa huir definitivamente. Cuando cualquiera se enfrenta a un enemigo superior, puede uno rendirse, negociar un compromiso o retirarse.

Rendirse significa la derrota total, un compromiso a una media derrota, pero retirarse no es en absoluto una derrota. Tal vez tenga uno que retirarse para avanzar más adelante”.

En muchas culturas, sobre toda la occidental, el hecho de retirarse es visto como un fracaso en si mismo, un no éxito. No alcanzar los objetivos.

En la cultura oriental, sobre todo en el taoísmo, se ve reivindicado el arte de la no acción, como una acción en si misma. Esta no acción meditativa generalmente representa una transición a una nueva fase.

En términos de mercado podemos asimilar esta situación a la realización de una pérdida menor con un doble objetivo.

En primer lugar para “cortar” las pérdidas, es decir que esta no sea mayor de lo que ya es, puesto que al ser cortada en forma oportuna nos permite conservar el capital para seguir operando y en una nueva operación ganar (no necesariamente recuperar la pérdida ocurrida con anterioridad).  Esto tiene directa relación con el planteo realizado unos párrafos antes: “Tal vez tenga uno que retirarse para avanzar más adelante”.

En segundo lugar esta no acción o “transición a una nueva fase” puede estar relacionada con la contemplación de nuestra estrategia, del mercado, de la técnica utilizada, del plan de trading, de los fundamentals que subyacen en cada decisión.

Esta contemplación puede ser activa o pasiva, pero lo importante es que muchas veces es necesario salir del mercado (retirarse), para luego ingresar con un panorama más claro y por sobre todo objetivo.

Preparando la salida

Todo plan de inversión o especulación debería estar presupuestado en dos aspectos básicos e infaltables. La toma de ganancias, dada por precios objetivos de salida y el stop loss, dado por el precio que dado en ocurrencia, nos dejaría en situación de pérdida máxima dispuestos a asumir.

Es importante notar que debemos presupuestar, como en cualquier tipo de negocio, pues no podemos mantenernos firmes si las ganancias (o las perdidas) nos toman todo el tiempo por sorpresa. El presupuesto nos ayudará a planificar como lograrlo. Dado esto debemos notar que todo el tiempo estaremos cerca del concepto de retirada. Sea una retirada porque hemos ganado y tomamos ganancias, como porque estamos perdiendo y decidimos recortar las perdidas.

Así como cuando queremos desplazarnos, caminamos (y cuando caminamos estamos todo el tiempo cayendo), cuando invertimos también nos desplazamos, difiriendo consumo presente por mayor consumo futuro y como en el proceso de caminar, todo el tiempo nos exponemos a “caídas”, es por ello que en el proceso de inversión intervienen tantos sentimientos relacionados con la ansiedad, el miedo, el misterio por el futuro, son procesos normales. Una forma de contra restar estos signos genéticos de supervivencia, es atenernos a un presupuesto o plan, donde una retirada, clara y bien definida no hará mas que darnos tranquilidad.

En todo caso, valen las frases populares para terminar de ilustrar, y por que no acercándonos nuevamente al vocabulario miliar:

“soldado que huye sirve para otra guerra”.

Comentar

You must be logged in to post a comment.